Palo Santo (Ecuador)

Los Tobas lo llamaban “Cosakait”.
Desde el nacimiento de los humanos y los placeres, su madera se utilizó para todo.

Contra gripes, alergias, asma, jaqueca, pánico, estrés, ansiedad, artrosis, artritis, dolor cervical, dolores musculares, como repelente natural, antipirético, diurético, sedante, antiséptico, contra los hongos y hasta contra el mal humor.

La esencia curativa para el cuerpo y el alma.

En el ritual de los matrimonios de antiguas tribus indígenas la pareja debe plantar una plantita de este árbol en ausencia de testigos para ligar sus destinos y que la unión dure eternamente.
Entre curanderos y chamanes, andinos y amazónicos, no hubo ceremonia donde no se queme su aromática y exquisita madera.

Palo-Santo-Tinta-y-mapa

Reúne tantas propiedades curativas que cuando los españoles llegaron en el siglo XV al nuevo continente lo denominaron “Palo Santo”.

Asombrosamente, las propiedades del aceite esencial del Palo Santo no se encuentran en su madera recién cortada, sino entre 3 y 4 años después de la muerte del árbol que haya finalizado su ciclo de forma natural. Así como finalizó su ciclo Cosakait, el joven Toba a quien el desamor de una joven lo estranguló como una serpiente de fiebre.

– “Adornaré con flores su cabello, perfumaré el agua que sus labios beban y espantaré a los insectos de su lado para que no la molesten.-prometió.

Tan grande fue su promesa que el aroma del árbol que dejó su cuerpo no sólo enamoró a su amada sino a cada persona que roce el humo de su alma en pena.

 

 

tinta y mapa

Una respuesta a “Palo Santo (Ecuador)”

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

A %d blogueros les gusta esto: