La Copita-Menstruación viajera y sustentable

Hoy, la viajera Cande Aznárez comparte, a través de Tinta y Mapa, su opinión y experiencia sobre una alternativa sustentable cada vez más utilizada: La copita menstrual.

La-copita-2-Tinta-y-mapa
Me organizo para viajar. Preparo mi mochila pensando qué puedo necesitar, e imagino posibles situaciones las cuales requieran de, por ejemplo, un par extra de zapatillas o un abrigo impermeable. Pero hay situaciones que no tengo que imaginar, como mi menstruación, ¡sé que va a venir!, (sí bueno, si estás embarazada no, pero eso lo dejamos para otra nota) la naturaleza me dio sexo femenino y me dio también un ciclo menstrual muy intenso. Quienes menstruamos sabemos que es distinto para cada persona, pero la mayoría utilizamos algún método de retención de fluido ¡splash slpash! Podés usar toallitas de tela o ¿plástico?, tampones, algodón, tela o sólo la ropa que tenemos puesta. Yo utilizo la copita.

Historia

Este recipiente, que primero fue de látex, no es realmente una novedad, su fabricación y uso se remonta a fines del siglo XIX y por la década de 1930 y 1980 tuvo mucha fama en los Estados Unidos. Hoy se consiguen de otros materiales, yo uso de silicona médica o hipoalergénica, también vienen de distintos tamaños y colores y se coloca en la vagina (muy similar a cómo colocaríamos un tampón) de manera que cubra todas las paredes de la misma y contenga la sangre y tejido que va cayendo poco a poco (o de golpe).

Patente de copa menstrual-Tinta y Mapa
Dibujo de la copa en una patente de Leona Chalmers (patente de EE. UU. número 2.089.113). (Recuperado de Menstrualcup.co)

Personalmente fue un cambio rotundo comenzar a usar la copita. Entre los beneficios que noté destaco que:

1- no tengo más gastos mensuales (o «menstruales») en tampones, considerando que usando lo mínimo por mes puedo gastar unos $40; la copita más cara sale entre $900 y $1000, eso dividido los 10 años que puede durar, nos da alrededor de $8 por mes. Es una diferencia.

2- Hago menos cambios al día porque retiene más sangre que los absorbentes (toallitas y tampones) y hasta por 12 horas si el sangrado no es mucho;

3- es amigable con el ambiente, genero menos desperdicios y puede durar mucho tiempo;

4- tengo menos posibilidades de contraer una infección porque su material que no es absorbente, no permite que se acumulan bacterias y

5- no genera mal olor, ya que la sangre no entra en contacto con el aire y no se descompone.

Parece que hablo de algo mágico, la verdad no lo es, a veces cuesta colocarla bien y podemos mancharnos o puede molestar, también cuesta vaciarla cuando estamos en baños púbicos y no tan higiénicos.

Pero esas cosas también pasan con otros métodos, y como mencioné arriba al retener más líquido por más tiempo, podemos vaciarla antes de salir, evitando tener que hacer los cambios en lugares públicos. Así que para mí no han sido desventajas muy importantes.

la-copita---Tinta-y-Mapa

Para viajar hasta ahora ha sido lo mejor, muchas veces no sé cuánto tiempo voy a estar caminando, en un colectivo o en auto y la verdad no es tan simple cambiarse en un vehículo en movimiento. Sin dejar de lado que es tan pequeña, liviana y flexible que no quita espacio en mi mochila. Si necesito esterilizarla puedo hacerlo hirviendo la copita tres minutos en hornalla o en microondas.

Tal vez quiera incentivar a nuestro sexo a probar algo diferente. Creo que no siempre convence la idea de usar la copa porque es distinto y lo distinto a veces es tabú y da un poco de desconfianza. Pero los tabúes también se caen, como nuestra sangre, y a medida que lo hacen nos hacemos personas más fuertes y dueñas de nuestro cuerpo y de cómo queremos llevar nuestro ciclo menstrual.

 


Más notas de Cande?
los invito a conocer su blog personal Media Luna.

 

 

tinta y mapa

4 Respuestas a “La Copita-Menstruación viajera y sustentable”

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

A %d blogueros les gusta esto: