¿Cómo conseguir hospedaje?

 

En esta nota voy a poner la mayor cantidad de posibilidades sobre conseguir hospedaje, así que les recomiendo leer toda la nota para tener una idea. Aún así, aquí va un índice en caso de que quieran releer algún ítem.


En esta nota:

Casa Portátil Personal
Lugares «Románticos»
¿Y si prefiero un hospedaje común?
Hospedajes de pueblo
¿Y si cuando llego no encuentro nada?
Prefiero saber de antemano dónde voy a alojarme
Amigos nuevos
Voluntariados
Donde sea…


Conseguir hospedaje es definitivamente uno de los puntos “menos fáciles” a la hora de evaluar si vamos a gastar mucho o no, todo depende del tiempo que tengamos de viaje y de la predisposición que tengamos a relacionarnos con otras personas en un alojamiento. Desde un hotel con baño en suite hasta un hostel con un baño para 15 personas, las posibilidades son infinitas. Solamente hay que tomarse el tiempo para analizar qué le conviene a nuestro viaje.

 

Así que, respondiendo a una duda muy común entre viajeros principiantes (sobre todo), vamos a repasar algunas opciones de hospedaje para un viaje.


Casa portátil personal

Vamos a la opción más fácil y una de las que más he usado. Tres de los objetos fijos en mi mochila son la carpa, el saco de dormir y la hamaca.
Es posible conseguir las 3 cosas en su versión “portátil”, por lo que no estaríamos sobre cargándonos de peso. Puede en un inicio parecer un gasto si no contamos con alguno de estos ítems, pero si pensamos en la cantidad de noches de alojamiento que estaríamos ahorrando, se transforma más en una inversión que realmente vale la pena.

¿Entonces?

Las posibilidades son varias, desde poner la carpa al costado de la ruta, pasar la noche en un camping (que suelen ser más baratos que los hospedajes comunes), o conseguir un lugarcito para colgar la hamaca. Estas son situaciones muy comunes y hacen a un viaje mucho más barato. Varios hostales ofrecen un sector en exteriores para poner una carpa o colgar una hamaca y pueden salir hasta la mitad de lo que costaría si pasáramos la noche en una cama del mismo. Sólo hay que preguntar.

Una buena idea,  que funciona más de la mitad de las veces, es preguntar en sitios que tienen visiblemente un lugar para acampar: Estaciones de bomberos, de policías, clubes de fútbol o campos de deportes, incluso a algún vecino cuya casita hayamos encontrado en medio de la ruta. Pueden sorprenderse de la cantidad de personas que están dispuestas a darle una mano a un viajero.


»Volver al índice«


Lugares “románticos”

Hermosa esquina de un pequeño barrio cerca del Port de Aiguadolç, Sitges.

Sin dar más vueltas, albergues transitorios u “hoteles alojamiento”. Estos hospedajes son similares a hoteles, pero destinados a facilitar encuentros sexuales entre los clientes. Suelen estar en el centro de las ciudades y en las afueras, en las carreteras. Si está haciéndose de noche y no encontramos en dónde pasar una noche, estos lugares son una excelente opción (sobre todo si son dos viajeros).

¿Cómo funcionaría?

Los turnos pueden pedirse desde fracciones de hora hasta el “pernocte” (pasar allí la noche entera) y pueden ser mucho más accesibles que un hotel por el simple hecho de encontrarse disponibles “sólo para usar la cama”. Si ya es entrada la noche y al otro día precisan seguir el recorrido, pueden calcular la cantidad de horas que queden hasta la hora de partir y sólo pagar esa cantidad de horas. Algunos, incluso, cuentan con servicio de desayuno. De todas formas, los hay más baratos y más caros, pero eso fácilmente deducible por la fachada del mismo edificio.
En Argentina los llamamos “telo” (como “hotel” al revés), los nombres varían según los países pero todos los tienen y a pocos les da vergüenza responder a su ubicación.

Algunos nombres según los países son:
Motel (En la mayoría de los países de Sudamérica)
Hotel de paso (México)
Hotel de amor (Japón)
Mueble (Uruguay)
Hot-sheet hotel / Motel (Estados Unidos)
Push-button (Panamá, se llama así por la modalidad de consolas para elegir tarifas y cuartos)
Reservado (Paraguay)
Cabañas (República Dominicana)

»Volver al índice«


¿Y si prefiero un hospedaje común?

No tiene nada de malo preferir un hospedaje, tiene muchísimas utilidades más que dormir en una carpa al costado de la ruta y es, claramente, la mejor opción si estamos en una ciudad y queremos contar con algunas comodidades más de las que nos ofrece un hotel alojamiento.
Una opción que recomiendo para la búsqueda de un hospedaje es llegar al lugar temprano y conocer. Aunque a veces se complica, sobre todo si estamos haciendo dedo (auto stop) y no sabemos exactamente a donde estaríamos llegando para pasar la noche. Una situación muy común de la que no hay por qué preocuparse. La idea no es ir a un lugar nuevo sin averiguar antes los posibles hospedajes, en la era del Internet y la información fácil sería una tontería no hacerlo, pero siempre hay que tener en cuenta muchos factores.

¿Cuál sería alguno de esos factores?

Salir con la mochila (A pié, en auto, en avión, etc) está de moda, por lo que los hoteles para mochileros también lo están… nada que está de moda suele salir barato. Está lleno de “backpackers” para viajeros con plata y no siempre son los lugares más accesibles, aunque se supone que son para simples mochileros.



»Volver al índice«


Hospedajes de pueblo

Otro factor puede ser pensar en que hay hosterías u hoteles que no tienen página de Internet, no son muy conocidos fuera del pueblo, o no tienen perfiles en aplicaciones y páginas que facilitan informaciones a viajeros. Si alguna persona que vive a algunos pueblos de distancia quiere ir a refrescarse un fin de semana a la costa no va a pagar un Hostel lleno de jóvenes extranjeros amochilados, irá a algún hotel para locales, que sí los hay, y que salen mucho más baratos. Sólo hay que recorrer un poco.

 

Suele pasar también que algunos vecinos locales alquilan un cuarto de su casa y no lo publican en Internet, la única forma de enterarse sería charlando con la gente del lugar.

»Volver al índice«


¿Y si cuando llego no encuentro nada?

Fácil, te alojas una noche en el lugar más barato que tengas a mano y mañana, con tiempo, se empieza la búsqueda nuevamente. Esto es ideal si vas a estar más de un par de días en el sitio, si sólo estas de paso, ya no vale la pena gastar un día entero buscando hospedaje por dos noches. Si encontraste un lugar relativamente accesible, ¡adelante!

Está de más decir que, si llegas a un lugar de madrugada y el aeropuerto o terminal no cierran por la noche, es mucho más seguro esperar hasta que amanezca y luego salir a buscar alojamiento con la luz del sol. De todos modos, suele haber hospedajes cercanos a las terminales de bus, aunque no siempre son baratos por la cantidad de demanda que tienen. Con los aeropuertos ya es un poco más complicado porque generalmente no se encuentran dentro de la propia ciudad.



»Volver al índice«


Prefiero saber de antemano dónde voy a alojarme

Esto depende también del tipo de viaje que estemos haciendo. Muchas veces, queriendo llegar de un punto A a uno B en el mapa estuve varios días andando y haciendo autostop. Eso me llevó a pasar cada noche en un pueblo distinto hasta llegar al destino. Al no estar haciendo tramos de recorrido totalmente planificados, tampoco podía planificar en dónde iba a detenerme esa noche y sobre todo en dónde iba a dormir…

Ahora bien, si ya sabemos cuándo llegamos y cuando nos vamos del destino en cuestión, buscar y reservar alojamiento es una gran idea para no llevarnos ninguna sorpresa.
Existen muchos sitios online y Apps para buscar y reservar hospedaje, pero hay que tener en cuenta que el valor va a ser más alto que recorrer por nuestra cuenta, y esto es porque un porcentaje debe quedar como ganancia para la plataforma.

¿Plataformas recomendadas?

De todas formas, si hay que utilizar una si o si, hay dos plataformas que recomiendo: En primer lugar, Booking. ¿Por qué? Porque no precisa pago por adelantado y la cancelación es gratuita, eso nos da un margen de cambio de planes. Y la segunda es AirBnB, más que nada porque suelen ser habitaciones en casas particulares y puede ser mucho más cómodo desenvolverse y aprovechar espacios. 

»Volver al índice«


Amigos nuevos

Resultado de imagen para couchsurfing

Si vamos a hablar de planificar con anticipación, de conocer el lugar como si viviéramos allí, de hacer grandes amigos y de ahorrar, creo que la palabra que buscamos es Couchsurfing.
Para aquellos a los que no les suene Couchsurfing es una plataforma que nos permite conectarnos con las personas del destino al que estamos viajando (quienes tengan un perfil en la App, claramente) y así conseguir su ayuda. Los usuarios de esta gran red son personas que ofrecen a los viajeros lo que puedan brindarnos.

Ya sea una ducha, darnos un tour por la ciudad, llevarnos a conocer la noche del destino, incluso algunos brindan un lugarcito en su casa para pasar algunas noches. La idea de este movimiento de Couchsurfing es generar lazos con hermanos de todo el mundo, a cambio de ello, dejamos la promesa de recibirlos en nuestras casas o de brindarles nuestra ayuda en otra ocasión.

Siempre que me hospedo con un Couch intento darle una mano con lo que sea que sepa hacer y a ellos les sirva: esperarlos con la comida, algún trabajo de diseño, pintura, cuidar mascotas, arreglar el jardín, lo que sea con lo que podamos devolver ese favor que amablemente nos están brindando.



»Volver al índice«


Voluntariados

La idea de los voluntariados es cambiar nuestro trabajo por hospedaje y/o comida.
Muchos hostales aceptan voluntarios en todos los países, simplemente hay que acercarse y preguntarlo directamente a quien esté a cargo. Este tipo de trabajo viajero nos permite no sólo ahorrar mucho dinero, sino también generar algunos ahorros. En mi caso, he trabajado como voluntario a cambio de hospedaje, alguna comida y aparte seguía trabajando por mi cuenta en horarios libres, por lo que todas mis ganancias las juntaba o las gastaba en gustos. Con esta metodología pude comprarme ropa, reponer equipo, y hasta pasajes de avión.

2014 en Barcelona. Logré participar como marinero en la Regata Puig de Vela Clásica en un barco de 1920 restaurado. Aparte estuve viviendo embarcado. Mi tostado y mi sonrisa hablan por si solos de lo disfrutado de esos días. A mi derecha, Quentin, compañero de Francia.

Existen también plataformas online que nos facilitan este tipo de búsquedas para poder planificar con tiempo nuestro recorrido. Ofrecen lugares y trabajos de los más variados, desde hostales hasta granjas. En muchas de ellas hay que pagar una suscripción o una membresía, pero si las aprovechamos durante nuestro viaje sin dejar pasar oportunidades, se convierten en una excelente inversión



»Volver al índice«


Donde sea…

Búnker abandonado de la segunda guerra mundial perdido entre árboles en la Roca de Gibraltar. Me sirvió como casa durante dos semanas y mis vecinos eran unos monos poco amigables… pero la vista era hermosa.

Claramente, dejé este ítem para el final porque es un último recurso. Pero todos sabemos que hay cientos de lugares en los que uno puede pasar una noche (y hasta varios días). Existen situaciones en las que no podemos conseguir hospedaje de ninguna de las formas antes mencionadas. Es en ese momento en el que decimos -«bueno, me quedo en donde sea…»
Si nunca les pasó y están viajando, eventualmente puede pasarles. No es el fin del mundo, como dice la famosa frase: Mañana será un día nuevo…. un día nuevo para buscar alojamiento.

Dormir en una playa puede brindarnos amaneceres y atardeceres increíbles como este.
De todas formas…

…siempre es recomendable estar viajando con Hamaca, con bolsa de dormir o con carpa (o con las 3 juntas) como explicaba en el primer punto de la lista. Más si están haciendo un viaje largo. Sirven tanto para camping como para salvarnos de una noche en la que no encontremos lugar. Siempre es recomendado, de todas formas, preguntar a alguien si es seguro acampar en donde estamos.

Me ha pasado de estar durmiendo en una playa tranquilamente y que por la mañana alguien me diga: -«Cómo dormiste ahí! No es para nada seguro!». Evitar esos sitios…

»Volver al índice«


Sea donde sea que te alojes creo que un plus que puede ayudarte a ahorrar mucho dinero es contar con un lugar para cocinar. Ya sea un hostal, la casa de un couch o un camping, poder prepararnos nuestros propios alimentos en un punto muy importante si lo que buscamos es ahorrar mochileando o hacerlo gastando la menos cantidad de dinero posible.

Desayuno de campeones antes de dejar el hostel en Cusco.


»Volver al índice«


Hay una infinidad de opciones a la hora de encontrar alojamiento en un viaje.
Planificando o viajando a las aventureras, eventualmente necesitaremos cambiar los planes.
¡Por eso mismo esta bueno saber que hay muchas posibilidades!
¿Conocen alguna otra?

¡Si conoces a algún viajero al que le podría servir esta nota, no dudes en compartirla!

 

tinta y mapa

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

A %d blogueros les gusta esto: