5 formas de sobrellevar el Stopover

A todos nos habrá tocado, en algún momento, parar en un aeropuerto por varias horas.
Ahí es cuando surge la maravillosa pregunta… ¿Qué hago mientras?

¿Stopover?

Varias veces me he quedado en el aeropuerto para pasar la noche si llegaba tarde de un vuelo, otras para pasar la noche si mi vuelo salía muy temprano (ejemplo, 4 AM). En ocasiones mis estadías aeroportuarias fueron esperas a causa de un ligero retraso con una reprogramacion dentro de varias horas o haciendo tiempo de hasta 12 horas en una escala de un paquete barato.

Lo cierto es que estas situaciones pueden ser tan molestas como provechosas en varios aspectos, simplemente hay que pensar en que “estamos disfrutando de un excelente momento con nosotros mismos”. Sobre todo cuando en el aeropuerto no hay redes wifi disponibles o cuando cierra absolutamente todo a la noche, la gente desaparece por completo (incluso la gente que limpia) y te das cuenta de un segundo al otro cuando ya estás ahí en medio de una escenografía de Apocalipsis zombie.

Tinta y mapa
En este aeropuerto en Alemania la gente simplemente se esfumó…

La mejor parte es que los aeropuertos suelen estar tan alejados de las ciudades que no puede uno irse y volver  tranquilamente (“¿Y si no llego a tiempo para tomar el avión?”) o si puede, pero dejar la sala de embarque y volver implica pagar un pequeño impuesto en migraciones (“¿¿25 dólares?? Quédate tranquilo, me duermo acá en el piso”).

No tengo ningún secreto mágico para que el tiempo corra más rápido, pero acá van algunas cosas que me sirvieron a mí para no sentirme como Viktor Navorski en una interminable espera en el aeropuerto o en un despiadado stop over.

Creo que no llegué a tanto… todavía.

-1-
Libro
(o una revista, un catálogo, una pila de folletos, etc…)
Tinta y mapa
Un ecelente libro de terror para viajeros…

Este es el momento ideal para terminar esa novela que tenías encajada en la mochila cuál pieza de tetris, esperando el bello momento de ser finalizada (y siendo mucho más paciente que vos mismo en ese aeropuerto).
Es común (y si no lo es, lo recomiendo) tener fondeado algún libro en la mochila, y la situación de estar estancado en el aeropuerto es un excelente momento para dedicarle esos minutos a la lectura que está bueno no perder. Yo siempre tengo alguno ahí mirándome de reojo cada vez que abro mi bolso de mano y he terminado varios libros en salas de embarque. Incluso hay aeropuertos en donde se pueden comprar libros. No serían lo más barato que puedas encontrar en material de lectura, pero revisando y revolviendo te podes cruzar con alguna que otra joyita.

 


-2-
Cultivar las artes
(Las que sean y no necesiten meter tierra en el aeropuerto)

Cómo se habrán dado cuenta si leyeron algo más en este blog aparte de esta nota, tengo una leve tendencia a garabatear lo que me cruce por la cabeza o por el camino (Como explico en el inicio de este blog). Siempre tengo en la mochila mi cartuchera y algunos cuadernos de hoja lisa para dibujar. No solo porque sea un vicioso de los dibujos, sino porque la ilustración es también mi trabajo. Pero, de todas formas, ¿Quién no tiene unas hojitas y una lapicera encima?

Aparte de eso, llevo también mi ukelele así que aprovecho para practicar. El aeropuerto es un excelente sitio para hacerlo porque la gente está tan pendiente de sus horarios y agendas que no se fijan en lo pésimo que canta el tipo ese sentado sobre su mochila. En una época hasta llevaba mi armónica encima.

Tinta y mapa
No seré un gran músico pero el uke ya forma parte de mi mochila

¿No son de lo que dibujan o tocan instrumentos? Posiblemente escriban cuentos, canciones, poesía, o puedan empezar a hacerlo. ¿Suena a chiste? ¿Qué mejor sitio que un lugar sin distracciones en el que ya sabes que vas a estar varias horas sin planes?


-3-
Libro de
viaje
(Hay que aprovechar los recuerdos frescos)

Sumando algunas cosas del punto anterior, el varamiento puede ser un gran momento para dedicarle a un libro de viaje . Esta la oportunidad de utilizar ese tiempo en recordar los mejores momentos y lugares del viaje para plasmarlos en una bitácora.  

Libro de viaje - Tinta y Mapa.jpg

A veces parece que vamos a recordar todo hasta que nos encontramos diciendo “No te olvides de pasar por un pueblo hermoso que hay ahí que se llama …em …ufff, por qué no lo anote?”.

No tenes uno? Quizá leyendo estos 10 motivos para tener un libro de viaje te decidas.


-4-
Conocer gente nueva
(Si, sociabilizar)

A veces uno tiene la idea de que todos están apurados y de mal humor en el aeropuerto, pero quizá tu espera de 3 horas no es gran cosa contra las 5 horas de otro que ya se aburrió de no hacer nada (recomendale esta nota). Las salas de embarque están llenas de gente que va o viene de trabajar, de vacaciones, de visitar a sus familias, de viajeros mochileros. La idea no es sentarse a hablarle a la gente como la señora del colectivo, ni contar tu historia para todos los que te pasen por al lado como el buen Forrest Gump, pero siempre hay gente dispuesta a compartir experiencias o consejos sobre viajes y destinos, y una buena forma de crecer en un viaje es charlando con gente que va y viene llevando y trayendo historias.

«La vida es como una caja de bombones, nunca sabes lo que te va tocar»  …A vos te tocó «Reprogamación de vuelo».

-5-
Trabajar
(A veces toca.. ¿Cómo se supone que pagué ese avión sino?)

No siempre la gente se lleva trabajo a sus viajes, pero en este caso estoy contando mis experiencias, y muchas veces (por suerte) me llega trabajo mientras ando por ahí.

Tinta y mapa
Ya sea un dibujo, hacer ediciones, o escribir una nota personal para un blog, estas horas de espera pueden convertirse en ese tiempo de tranquilidad tan deseado. Ese tiempo que no encontraste mientras hacías dedo, estabas en la playa, andando la montaña o te volvías loco planificando un recorrido lo más armadito posible.
Los aeropuertos suelen tener enchufes disponibles y públicos en donde podes cargar tu teléfono o computadora si es que los necesitas (Tengas conexión a internet o no) y eso te da la posibilidad de trabajar tranquilamente hasta la hora del vuelo.

¿Viajas sin computadora o teléfono? Siempre podes hacer los mismos trabajos a la antigua: Lápiz y papel. Lo importante es tener en cuenta ese tiempo como un potencial momento productivo.


-6-
Yapas
(Por si no les parece suficiente plan)

-Dormir. Aprovechar el tiempo para reponer energías si es que venís de un vuelo y vas a otro, más si hay asientos cómodos. Igual, aunque no los haya, uno siempre se acomoda…

-Lo siento, no puede usar la bolsa de dormir aquí…

Tinta y mapa

-Meditación/Yoga: No, no es un chiste, lo vi varias veces…

-Recorrer el aeropuerto: En algunos casos los free shop tienen más chiches que El Mundo del Juguete. Algunas horas de shopping pueden hacer pasar el rato, aunque no compres nada…

-Hola.
-Estoy mirando eh!
– …Bueno, sólo te estaba saludando.

-Tejer: Cande lo hace.

6792322a-669f-4d3c-Tinta y mapa-fe7496fc3e0a

-Intententar hacerte amigo del guardia de ahí para ver si te facilíta la clave del wifi.
(O intentar alguna de las 5 formas de conseguir WiFi)

– …No puedo darte esa información.
-Bueno… (Meh)

 


 

Los retrasos en los vuelos, las reprogramaciones, los interminables stop over no son el fin del mundo (Ni de la productividad).
Hay que aprovechar esos momentos como lo que son: Tiempo disponible.
Lo importante es no perder la calma y, sobre todo, ¡Trabajar un poco el ingenio!

 

tinta y mapa

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

A %d blogueros les gusta esto: